LA POLÍTICA Y LOS POLÍTICOS

Es difícil apoyar al tipo de política que se practica en Chile, inclusive para aquellos que entendemos la importancia que tiene la actividad política. Más difícil aun es apoyar a los senadores y diputados, que ya sean de derecha o de izquierda en su gran mayoría causan desilusión y falta de credibilidad. En el caso de algunos es vergonzosa la falta de ética y preocupante la falta de compromiso con las agendas de sus propios partidos. La evidencia demuestra que en nuestros parlamentarios predomina la politización de las agenda legislativas. Perfecto ejemplo fueron las pugnas, los debates partidistas y a los dobles discursos con respecto al salario mínimo, todos elementos políticos aprovechados igualmente por sectores de izquierda y derecha en detrimento de las políticas públicas. No hace mucho un ex ministro de hacienda acuso a un ex presidente del senado de clientelismo. La semana pasada un senador designado se quejo públicamente de que su trabajo como senador es sacrificado y poco apreciado, mientras que una senadora, también designada, intimidó a los parlamentarios que no votaran favorablemente por el salario mínimo propuesto por el gobierno.

En la política que se practica en el Congreso no existen acuerdos que se comprometan al cumplimiento de objetivos o ha la designación de tareas, de derechos y de obligaciones. Hay diputados y senadores que participan en este proceso de manera directa que no tienen clara su función, ya que pareciera ser que prefieren estar inmersos en interminables debates. Ignoran estos políticos que su desempeño está bajo un escrutinio público a la expectativa de cada acción que realicen en las esferas públicas y privadas. También, los partidos políticos que aspiran a mantener o retomar el sillón presidencial no toman conciencia que la participación social y política está tomando forma y madurando. Ignoran que las marchas y demostraciones de los estudiantes y otros grupos no son otra cosa que símbolos de la indignación ciudadana, indignación porque los problemas históricos no se solucionan mientras van apareciendo otros, como el lucro en la educación.

En nuestro Congreso tenemos algunos que viven de la política convirtiéndola en una fuente de ingresos, en una profesión, y no en un desafío para logros legislativos. Hay otros que viven para la política y hacen de ella una forma de vida, simplemente divirtiéndose con el ejercicio del poder. También tenemos los “hijos e hijas de” y los “designados”, un grupo de privilegiados que en circunstancias normales quizás jamás habrían llegado al Congreso. Resulta indignante entonces que tengamos algunos que piensen que lo que Chile necesita es más senadores y diputados, lo que no sería otra cosa que incrementar el ya abultado gasto publico con los exagerados sueldos de diputados y senadores. Todo esto hace que en la percepción colectiva estén arraigadas características que identifican al político chileno como demagogo, abusador del poder, politiquero, personalista y charlatán.

Chile podrá llegar a tener un PIB que lo convierta en un país desarrollado, pero no será el país desarrollado al cual muchos aspiramos hasta que las clases políticas no coordinen con los gobiernos de turno soluciones a los problemas del país. Para ello es necesario que nuestros políticos de izquierda y derecha abandonen el espectáculo en que actúan en el día a día. Es hora que nuestra clase política deje de considerar todo en términos de capitalismo o socialismo o de izquierda o de derecha y se pregunten así mismos ¿cual debe ser el limite aceptable de pobreza en Chile ? ¿podrá Chile ser un país desarrollado mientras se acepte que la forma de vida de cientos de miles de chilenos pobres continúe siendo excepcionalmente indigna e injusta? o ¿mientras haya hombres, mujeres y niños que no tengan otra opción sino que trabajar en condiciones que desafían la racionalidad, que tengan que aceptar salarios humillantes y regresar a hogares que generalmente son una calamidad y vivir allí una vida llena de deudas?. ¿ Qué se le dice a los niños pobres que caminan por caminos llenos de desvíos sin poder tomar el camino del éxito, niños que necesitan cambios de rumbo?

El más serio obstáculo a la solución de problemas es la reciproca y ridícula animosidad que permanentemente existe entre los que se autodenominan de izquierda o derecha, de socialistas o capitalistas, sin pensar que el comunismo está muerto, que el socialismo moderno está quebrado y que el capitalismo, ese capitalismo que se practica en Chile, es extremista y egoísta para los chilenos desfavorecidos. Es un modelo de capitalismo injusto que hay que mejorarlo antes de que aparezca un excéntrico como Hugo Chávez. No tienen que ser comunistas ni socialistas aquellos que anhelan tener lo que los pudientes tienen. Aceptémoslo, ganar dinero no es inmoral. Inmoral es no compartirlo con quienes ayudan a ganarlo.

HZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>